<
>

Empate con gusto a deuda

TAFALLA (EFE) -- Osasuna no supo sacar ventaja de su teórica superioridad y dejó su acceso a octavos de final pendiente del partido de vuelta y de la respuesta de un Tercera, la Peña Sport, que elevó a 24 el número de partidos que lleva sin perder y prolongó 90 minutos más la sequía goleadora de un rival que suma ya 540 minutos sin marcar.

Osasuna asumió de entrada la iniciativa de un partido que, dado el disciplinado quehacer local, no tardaría en revelarse incómodo. El control rojillo, obligado, contrastaba con la ordenada disposición de un adversario presionante y dispuesto a dejarse la vida en cada disputa, en cada balón dividido.

Antes de que la motivación del hermano pequeño enjugara la diferencia de categoría, Romeo gozó de una doble oportunidad para, todavía sin cumplirse el primer minuto, comenzar a romper una eliminatoria a la que Cacho se empeñó en dotar de contenido.

La doble intervención del meta peñista marcó el devenir de un primer periodo en el que, dada la ausencia de espacios, a Osasuna no le quedó más remedio que armarse de paciencia e intentarlo de lejos. Soldado y Font firmaron sendas andanadas sin historia, pero fue Arizkuren el que, tras una rápida incursión por la diestra, más cerca estuvo del gol.

Superado el ecuador, Osasuna se apropió de la pelota y, aun sin profundidad, intensificó el cerco en torno a un Tercera todavía con resortes para trasladar puntualmente el choque a terreno visitante.

Todo quedaba pendiente de una genialidad, de una licencia que ni unos ni otros, más pendientes de no encajar gol que de atacar con fundamento, osaron permitirse. Fútbol plano y tablas al descanso.

En la reanudación, la Peña Sport amagó de inicio con un tiro de San José que Elía se sacó de encima y otro de Arizkuren que se perdió alto. La efervescencia del once azulón duró lo que Osasuna tardó en tomar consciencia de que el descanso había tocado a su fin, es decir más de diez minutos.

A partir de ahí, los dirigidos por Ziganda volvieron tras sus pasos y, de nuevo con la tutela en su poder, se estiraron por la diestra hasta casi forzar un gol en propia meta. Juanfran puso el balón en el área, Joseba se atropelló en el despeje y Cacho atrapó el cuero sobre la misma línea. Segunda opción clara fallida.

El duelo había ganado en ritmo y emoción, tal es así que la Peña, valiente, persistió en su intento de agrandar el estrecho margen por el que discurría la contienda y a punto estuvo de lograrlo a partir de una contra que Gil finalizó con un disparo ajustado al palo que Elía desvió.

Para entonces, tanto Ziganda como Etxeberría habían movido ya el banquillo. El técnico rojillo centró la posición de Font con la idea de mejorar la circulación y buscar salida por banda izquierda con Juanlu. Su homónimo se limitó a refrescar la medular para, en la medida de lo posible, mantener intactas las constantes de un grupo que soñaba ya con alargar (casi siete meses) su racha sin perder.

A Osasuna le seguía faltando el gol, no tanto para decantar la eliminatoria, que para eso ya tendrá tiempo en el Reyno de Navarra, como para liquidar su divorcio con el gol. Romeo lo buscó, pero Cacho, siempre en su sitio, volvió a evitarlo.

Así, entre fuertes rachas de viento y arrancadas más bien torpes, Osasuna fue matando un partido que la Peña, a su manera, supo gestionar con tiento hasta el pitido final, hasta que Mena llevó el sueño del triunfo a la grada con otro buen disparo que no vio puerta.

SINTESIS DEL PARTIDO:
PEÑA SPORT 0: Cacho; Zunzarren, Joseba, Elbusto, Costanilla; Murillo, Amatriain, San José (Arguisuelas, m.62), Galán (Iñako, m.71); Iñigo Gil (Mena, m.78) y Arizkuren.
OSASUNA 0: Elía; Izquierdo, Cruchaga, Miguel Flaño, Monreal; Juanfran, Puñal, Muñoz (Juanlu, m.63), Héctor Font; Romeo y Soldado (Vega, m.77)

ARBITRO: Alvarez Izquierdo (Comité Catalán). Amonestó a los jugadores locales Elbusto (m.65); y a los visitantes Muñoz (m.10), Puñal (m.32), Soldado (m.38).
INCIDENCIAS: Partido de ida correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio San Francisco de Tafalla ante unos 2.000 espectadores.