Infinity Esports, el equipo sin rivales

Cuando se anunciaron los ocho equipos de la Liga Latinoamérica (LLA), la gente no tardó en especular, en comparar alineaciones y predecir resultados. Un par de equipos destacaban.

Primero estaba Isurus, el nuevo súper equipo, con Ali “Seiya” Bracamontes a la cabeza, para muchos el mejor jugador de la región. El resto de la alineación no se quedaba atrás, figuras como Sebastián “Oddie” Niño, Fabián “Warangelus” Llanos y Eduardo “Slow” Garcés, aseguraban un fuerte nivel individual.

All Knights también se hizo notar con los primeros importes coreanos en Latinoamérica. Kim "Hoglet" Gwang-hyeop y Lee "Parang" Sang-won incursionaron en la nueva liga buscando elevar la barra en cuanto a mecánicas y calidad individual. Con una línea inferior sólida y Joaquín "Plugo" Pérez, heredero al trono del carril central, listo para demostrar su valor, se pronosticaba un digno rival con la nueva organización.

Rainbow7, el multicampeón del Norte, una alineación renovada, con Gerson “Dye” Castaño y Eduardo “Skin” Saldaña a la cabeza, garantizaban una evolución correcta durante la temporada, prometiendo a los fanáticos que llegarían en forma a las etapas finales de la competencia.

Luego estaba Infinity. El nuevo rey, el nuevo campeón que dominó la región antes de su fusión. Un proyecto consolidado con trabajo duro. Apostando por la continuidad, no hubo un solo cambio en la alineación principal. Mismos jugadores, mismo entrenador. Carlos “Akari” Calderón, viejo conocido de la organización, regresaría para apoyar en el desarrollo individual de los jugadores, mientras que Steven “Choisix” Cordero se incorporaría como suplente de la organización costarricense.

Han transcurrido tres semanas de juego, y los resultados parecen ser parte de un guión. En la primera semana, Isurus denotó superioridad sobre Rainbow7. Una semana después el arcoíris vencería a All Knights. Para el cierre de la tercera semana el tiburón caería ante los caballeros. Un triángulo de derrotas y victorias, marcando inconsistencias, fortalezas y debilidades. Los equipos comenzaban a gestar una rivalidad, buscando ser el mejor de los tres.

¿Qué hacía Infinity? Ganar.

Con la participación del Choisix, quien jugó las primeras dos semanas por la ausencia temporal de Diego “Arce” Arce Chang, y la incorporación del mismo en la tercera semana de competencia, no hubo rival que les pusiera un alto. Rainbow7 fue el primero, All Knights le siguió. Para la cuarta semana se presenta como duelo estelar el enfrentamiento entre Infinity e Isurus. Infinity es el equipo a vencer, eso no es novedad. ¿Tendrán los tiburones el nivel necesario para demostrar que la liga no será cosa de uno, o tendrán que esperar a la fase de vuelta para tomar venganza, augurando un invicto para Infinity en esta primera etapa? ¿Es la brecha que separa a Infinity del resto de la liga tan grande?

Las posibilidades de victoria se inclinan hacia el Infinito, y las apuestas claramente tienen un favorito, pero aún es temprano para descartar en automático a Isurus. Por ahora, y hasta que concluya el primer juego de la cuarta semana en la LLA, es claro que Infinity Esports no tiene rival en esta liga.