Que la fuerza te acompañe

ESPN Run

La fuerza es una capacidad física básica que influye directamente en el rendimiento de los runners. Al desarrollar más esta capacidad, se acelera la recuperación muscular, se evita en gran medida la aparición de lesiones y es vital para mejorar y potenciar los niveles de técnica de carrera. La fuerza es directamente responsable de la velocidad, así como de la resistencia muscular, articular y tendinosa, y es además una capacidad fácilmente mejorable con ejercicios, como por ejemplo trabajos con pesas, gomas, multisaltos, cuestas, escaleras, o bien combinaciones con otros deportes.

Por ejemplo, salidas de mountain bike en terrenos con desnivel pueden ayudar mucho en esto. Los llamados entrenamientos cruzados, además de fortalecer otras fibras musculares que complementan el gesto deportivo realizado al correr, nos permiten seguir entrenando mientras descansamos del running. Y en el caso del ciclismo de montaña, además estarás haciendo una actividad que no presenta impacto para tus músculos y en especial para tus articulaciones, por lo que puede ser un gran aliado.

Por esto, consulta con tu entrenador para ver las posibilidades de realizar algunos cambios en tus rutinas que incluyan algunos entrenamientos de fuerza, ya que estos deben hacerse de forma controlada, programada, y preferentemente lejos de los días de competencias. Recuerda también que no sólo es importante trabajar las piernas, sino también el resto de los grupos musculares como los del tren superior y los del llamado "core", que son los músculos ubicados en la región central del cuerpo (abdomen, pecho, espalda y cadera) que tienen una gran importancia a la hora de mantenernos en la posición correcta al correr.

¿Realizas entrenamientos de fuerza?