Ultra-Trail Gobi Race, una ultra mística

ESPN Run

Una de las carreras de trail running en modalidad non-stop más largas y extremas del planeta ocurre cada año en el colosal desierto de Gobi, China. Se trata de la Ultra-Trail Gobi Race, que consiste en recorrer 400 kilómetros sin etapas, es decir de un sólo tirón, planteando una experiencia donde la estrategia ocupa un lugar prioritario. Por ser un desafío tan complicado, en cada edición el cupo está abierto sólo para 50 corredores. La prueba se realiza en semi-autosuficiencia, por lo que el atleta debe llevar todo el material necesario de principio a fin y un mínimo de 25.000 calorías. El desafío es llegar a la meta en un plazo de 147 horas y superando los 23 puntos de control del recorrido. La única ayuda son 10 puestos de descanso donde se puede recargar la comida y descansar.

El trazado de esta carrera (que no debe confundirse con la llamada "Gobi March", que tiene 250 kilómetros y es parte del circuito 4 Desert Grand Slam) sigue los pasos de un legendario monje budista que aparece en la literatura china explicando su periplo por las inhóspitas dunas del Gobi. Tras sus pasos hay que afrontar un recorrido con poco desnivel pero que llevará a los competidores hasta los 3.800 metros de altitud mientras contemplan ruinas milenarias de antiguas civilizaciones transitando por desiertos de arena y roca, ríos cristalinos, restos de glaciares, pastos en altura, etc. La buena noticia es que las temperaturas se mantienen estables entre los 5 grados de la noche y los 15 de máxima durante el día. En resumen, casi una semana de carrera, y como se trata de una carrera mística la medalla de finisher está a esa altura: antes de que comience la competencia los participantes reciben la mitad de una pequeña estatuilla de un tigre. La segunda mitad se entrega al corredor después de completar con éxito los 400 kilómetros. Estas pequeñas estatuas de tigres fueron utilizadas en la antigua China con el doble propósito de identificación y representación de la autoridad, generalmente otorgados a oficiales militares de alto rango. Un comandante en una región fronteriza, como el Gobi, podría dejar la mitad de su estatuilla en una fortaleza, y luego emprender viaje a otra. El hecho de dejar la mitad antes de emprender un viaje significa dejar una marca, una promesa de que volverá. Y cuando eso ocurre las dos mitades de su tigre coinciden, lo que confirma su retorno seguro.

El circuito de carreras no es sólo una lucha contra las dunas de arena, como es de esperar al escuchar el nombre de "Desierto de Gobi". El paisaje en el sur de Gobi es muy variado y en realidad no hay mucha arena. El terreno principal es el desierto rocoso, y algunas de estas rocas son muy abrasivas y afiladas, por lo que los participantes necesitan utilizar calzado de trail running bien reforzado. También se atraviesan varios ríos secos y cañadones profundos, en un trayecto extremadamente difícil que no está señalizado y por lo tanto para participar además de tener resistencia para correr es necesario utilizar GPS y tener conocimientos de navegación.

Más info en la web del evento: http://www.ultragobi.com/