Historias de vida: Fernanda Maciel

ESPN Run

Una de las caras más reconocibles del trail internacional es la de la brasileña Fernanda Maciel. Nacida el 24 de enero de 1980 en Belo Horizonte, Fernanda vive hace una década en España, en un pueblo de apenas 500 habitantes en los Pirineos llamado Coll de Nargó. Con un ardiente amor por la naturaleza, Fernanda hoy es una corredora de ultra maratones en montañas más fuertes del mundo.

Su historia personal con el deporte se remonta a su niñez. Con sólo ocho años de edad Fernanda empezó a competir y viajar por el mundo a través de Gimnasia Deportiva, y dos años más tarde ya estaba viviendo en Estados Unidos, país al que se mudaría con el objetivo de entrenar y perfeccionar su actividad. Más tarde ha hecho capoeira, fue campeona brasileña de jiu-jitsu y luego empezó en las carreras a pedestres. Fue así que a sus 23 años participaba en expediciones internacionales de 600 kilómetros non-stop, extremas competencias que además exigen auto suficiencia por lo que los runners deben llevar todo su equipo y alimentos para subsistir durante los días en los que dure la travesía. Luego, comenzó a destacarse en las carreras de aventura, siendo una verdadera imbatible en competencias que además de trail running incluían otras disciplinas como kayak, y mountain bike. También, paralelamente compitió en snowboard, ciclismo de descenso, de carretera, triatlón y maratón en montañas para llegar a ser una atleta de gran resistencia.

Fernanda es una mujer multideportista y transcontinental. Ha conquistado retos por todo el mundo y como es americana de nacimiento y europea de adopción nunca sabemos muy bien si está al norte, al sur, al este o al oeste. Por citar sólo algunos ejemplos de sus logros en 2012 se convirtió en la primera mujer en correr el auténtico Camino de Santiago de Compostela, atravesando 860 km entre Francia y España en 10 días. Otro récord mundial le llegaría en 2016, cuando pasó a ser la primera mujer en subir y bajar corriendo el Aconcagua, en Argentina, pico de 6.962 metros de altura que logró ascender y bajar en 22 horas y 52 minutos. Su última hazaña ha sido doblegar al Kilimanjaro, el punto más alto del continente africano, con 5895 metros en sólo 10 horas y 6 minutos, de las cuales 7 horas y 8 minutos fueron para el ascenso y el resto para bajarlo.

Su amor por la naturaleza no se limita a sus experiencias a través de su deporte, sino también en ayudar a otros a descubrir y proteger nuestro entorno natural. En su vida profesional Fernanda trabajó como abogada y educadora ambiental y también como instructora de medio ambiente en la ONG Outward Bound Internacional. También es nutricionista deportiva.

Fernanda ha recorrido la ruta Tanzania desde la zona de Umbwe hasta la cima y luego ha descendido hasta la zona de Mweka en tan solo 10 horas y 6 minutos, batiendo en casi tres horas el anterior récord de 12 horas y 58 minutos que ostentaba Anne-Marie Flammersfeld.