Tyson Fury fue un ganador en la vida, aún tras empatar ante Deontay Wilder

play
Tyson Fury, como cantante, un excelente boxeador (0:45)

Tras la pelea con Wilder, el británico se despachó cantando 'American Pie' en la conferencia de prensa. (0:45)

Campanazo inicial: Fury es un ganador en la vida

LOS ANGELES -- Olvídate de los resultados de la pelea por un segundo. Tyson Fury es un ganador.

Fury pudo haber conseguido un empate en su primera defensa del título mundial de peso pesado lineal contra el titular Deontay Wilder en un enfrentamiento muy entretenido y dramático que estuvo a la altura del bombo el sábado por la noche en el Staples Center, pero eso fue solo un combate de boxeo.

Aunque el juez mexicano Alejandro Rochin anotó la pelea 115-111 para Wilder, el juez canadiense Robert Tapper la vio 114-112 para Fury y el juez británico Phil Edwards 113-113, Fury salió de la arena con la cabeza bien alta y por una buena razón.

De hecho, terminó su conferencia de prensa posterior a la pelea de manera surrealista: el entrenador principal Ben Davison, el asistente Freddie Roach, el promotor Frank Warren e incluso algunos en la multitud, cantando "American Pie" antes de decir buenas noches, soltando el micrófono y saliendo con una sonrisa, y algunos rasguños y moretones en su rostro.

La actuación de Fury en la pelea, incluido levantarse de la lona tras dos caídas, fue una metáfora de su vida y una que él apreció.

Después de ganar tres cinturones principales y el título lineal de Wladimir Klitschko en una gran sorpresa hace casi tres años hasta el día de su pelea con Wilder, la vida de Fury se convirtió rápidamente en una caída libre. Él hizo drogas. Muchas drogas. Él bebió. Mucho. Tenía problemas de salud mental que lo vieron al borde del suicidio. Él subió de alrededor de 260 libras a más de 400.

El hecho de que pueda regresar de todo eso no solo para continuar su carrera en el boxeo, sino para hacerlo al más alto nivel, debe ser aplaudido y respetado.

"No había mucha gente que pensara que podría venir aquí y boxear así después de dos años y medio fuera del ring", dijo un Fury casi jovial en su conferencia de prensa posterior a la pelea. "No es ningún secreto lo que he estado haciendo fuera del ring. He estado viviendo como una estrella de rock. Pero eso no es una gran cosa, por cierto.

"Luché contra (los pensamientos de) suicidio, salud mental, depresión y ansiedad, y quería más que nada esta noche demostrarle al mundo que se puede hacer. Cualquier cosa es posible con la mentalidad correcta. Si crees en ti mismo y te sacrificas y dedicas con la ayuda adecuada, puedes regresar porque cuando me siento aquí y digo que estaba al borde del suicidio, me refiero al suicidio y volví. Con la ayuda de (el entrenador) Ben Davison y un gran equipo a mi alrededor se pudo conseguir lo que hemos logrado esta noche".

Fury terminó su alejamiento de 31 meses en junio y se enfrentó a dos oponentes de bajo nivel antes de tomar la pelea de Wilder. Muchos pensaron que necesitaba al menos otra pelea de preparación para prepararse adecuadamente para Wilder, pero Fury demostró que estaban equivocados.

Luchó con todo contra Wilder. Mostró sus habilidades, velocidad de manos, IQ de ring y enorme corazón para levantarse de una caída en el noveno asalto y un derribo masivo en una combinación limpia de mano derecha e izquierda en el 12° asalto.

Wilder es el golpeador más devastador en el boxeo, así que cuando Fury cayó por segunda vez, esta vez muy duro, la mayoría pensó que se había acabado el encuentro. Él ni siquiera se movió durante los primeros segundos. Un gran crédito para el árbitro Jack Reiss, un futuro miembro del Salón de la Fama en mi libro, por no entrar en pánico al detener inmediatamente la pelea. Reiss le dio a Fury sus 10 segundos para levantarse y levantarse fue lo que hizo, aparentemente de entre los muertos. Cuando literalmente se levantó, fue como una imitación de la vida real del Undertaker de la WWE antes de que se pusiera de pie.

fury se había levantado de la lona en la pelea, tal como lo ha hecho en su vida.

"¿Cómo me levanté de las caídas? No lo sé", admitió. "Tuve una mano santa sobre mí esta noche y me trajo de vuelta y con un buen espíritu de lucha y nunca morir. Me levanté. Incluso en el asalto 12, cuando me derribaron pesadamente, me levanté y probablemente gané el asalto, me defendí, lo sacudí un poco".

El 12° asalto reflejó la supervivencia de Fury en los últimos tres años.

"Si miras hacia atrás hace un año, tenía alrededor de 400 libras, estaba en una condición terrible", dijo Fury. "No es un secreto por lo que he pasado. Pero esto es una prueba de que cualquiera puede regresar de cualquier cosa con la mentalidad correcta y la ayuda adecuada. Cualquiera puede hacerlo. No soy un ser humano especial. Solo soy un hombre normal. Pero con la ayuda adecuada, la guía correcta que cualquiera puede cambiar su vida.

"No estaba luchando para mí. Y cuando estaba en el piso, no estaba solo en esa lona en el asalto 12 estaba con y mi familia. Yo estaba representando a todos los que sufren en todo el mundo. Tuve que levantarme. No podía quedarme abajo. Tuve que levantarme y mostrarte que puedes continuar. Puedes seguir y todo es posible".

Además de su voluntad de superar todas las probabilidades en el ring y fuera del mismo, Fury mostró una gracia poco común sobre una decisión que muchos pensaron que merecía ganar.

"No voy a quitar nada de Deontay Wilder, el Bombardero de Bronce, el invicto campeón mundial de WBC. Gran boxeador", dijo Fury. "Escucha, solo podemos hacer lo mejor en ese cuadrilátero y no importa lo que digan los demás, Deontay Wilder es un tremendo campeón. Mostró gran corazón. Perseveró y siguió viniendo. Solo quiero decir gracias a Deontay Wilder y su equipo. Fue una gran pelea y fue un placer.

"Era lo que era. Disfruté cada segundo. No me voy a sentar y quejarme en toda la noche o gritar un robo, esto, eso y lo otro. Pensé que gané la pelea. Lo dejo a la audiencia para decidir lo que pensaron. Dos hombres hicieron todo lo posible y lo dieron todo. Nos entrenamos por 10 semanas alejados de nuestras familias, pusimos los sacrificios. Ambos entramos en gran condición, muy en condición y se demostró. Espero que todos hayan disfrutado tanto como nosotros y estoy seguro de que haremos un gran espectáculo en la segunda pelea".

Incluso cuando se le preguntó nuevamente al inglés Fury (27-0-1, 19 KOs), de 30 años, sobre la decisión, se negó a desacreditar a Wilder (40-0-1, 39 KOs), de 33, de Tuscaloosa, Alabama.

"No me voy a quejar y decirle a Wilder un millón de insultos porque es un gran campeón y eso es lo que hacen los campeones", dijo. "Escucha, soy el campeón lineal de peso pesado del mundo. No me voy a recostar porque me dieron un puñetazo en la cara y me caí. Nos levantamos y peleamos. ¡No soy el campeón lineal para nada! No voy a llorar como un bebé por la leche derramada.

"Los aficionados fueron los ganadores. Sentí que debería haber ganado la pelea, pero no voy a quejarme. No voy a insultar a Deontay Wilder. No voy a atropellarlo. Es un gran peleador y lo respeto. Dios también lo bendiga".

Peleas que pudo haberse perdido

Sabado en Los Ángeles

Peso paja Carlos Licona (14-0, 2 KOs) G12 Mark Barriga (9-1, 1 KO), ganó un título mundial vacante, tarjetas: 115-113 (dos veces) Licona, 115-113 Barriga.

En uno de los combates de salida que tuvieron lugar después del evento principal de Wilder-Fury, Licona, de 23 años y residente en Westminster, California, superó a Barriga, de 25 años, de Filipinas, para ganar el título mundial de 105 libras que Hiroto Kyoguchi de Japón dejó vacante el verano pasado. Ninguno de los dos boxeadores tiene poder, y pelearon un combate técnico cerrado que fue competitivo en todo momento.

Peso pesado Chris Arreola (37-5-1, 32 KOs) KOT6 Maurenzo Smith (20-11-4, 13 KOs).

En la pelea final de la cartelera de Fury-Wilder, el ex retador al título mundial de peso pesado en tres ocasiones, Arreola, de 37 años, de Riverside, California, y Smith, de 41, de Houston, pelearon frente a unos cientos de personas y los que se quedaron obtuvieron el resultado esperado: una victoria unilateral de Arreola que se produjo después de que Smith se retiró en su banquillo después de la sexta vuelta, cansado de recibir una paliza. La pelea fue la primera de Arreola desde una derrota en el octavo asalto cuando desafió a Wilder por su título mundial en julio de 2016.

Sábado en Saltillo, México

Peso pluma junior Luis Nery (28-0, 22 KOs) KOT7 Renson Robles (13-6, 7 KOs).

El ex campeón mundial de peso gallo Nery, de 23 años y oriundo de México, ganó su segunda pelea consecutiva desde que falló en hacer el peso en una revancha por el título mundial con Shinsuke Yamanaka en marzo, al retirársele el título y luego ser suspendido. Nery ha tenido dos oponentes suaves en esas peleas, incluido el enemigo de último momento Robles, de 29 años, quien sufrió su cuarta derrota en cinco peleas. Como era de esperar, Nery, quien se mantiene ocupado esperando otra oportunidad por el título de peso gallo, dominó. En el séptimo asalto, mientras golpeaba a Robles, el árbitro finalmente detuvo la destrucción unilateral al minuto y 16 segundos.

Viernes en Brisbane, Australia

Peso mediano Jeff Horn (19-1-1, 13 KOs) KO1 Anthony Mundine (48-8, 28 KOs).

En una pelea de revancha totalmente australiana, Horn peleó frente a su público local, en el mismo estadio en el que obtuvo su polémica victoria ante Manny Pacquiao para reclamar un título mundial de peso welter en 2017, y destruyó a Mundine en su pelea de peso contratado en 156.5 libras Horn, de 30 años, quien venía de una derrota unilateral por nocaut en el noveno asalto ante Terence Crawford que le costó el cinturón en junio, solo necesitó 96 segundos para enviar a Mundine, de 43 años, ex campeón mundial de peso súper mediano, a un posible retiro. Horn lo destruyó con un gancho de izquierda a la barbilla. Mundine intentó levantarse pero no pudo evitar el conteo del árbitro Phil Austin.

Viernes en Huntington, NY

Peso welter Chris Algieri (22-3, 8 KOs) G10 Angel Hernández (14-12-2, 9 KOs), tarjetas: 100-90 (dos veces), 99-91.

Algieri, de 24 años y ex campeón mundial de peso welter junior, de Huntington, Nueva York, terminó un descanso de 2 años y medio al regresar a The Paramount en su ciudad natal de Long Island, donde se hizo famoso en el programa del club Joe DeGuardia, promotor de Star Boxing, antes de llegar al escenario grande. Hernández se veía en una condición tremenda y trabajaba con el entrenador Andre Rozier por primera vez. Algieri, cuya pelea anterior fue una derrota por nocaut en el quinto asalto ante Errol Spence Jr. en abril de 2016, superó fácilmente a Hernández, lanzó muchas combinaciones y superó a su enemigo. Hernández, de 27 años, de McAllen, Texas, cayó a 1-5-1 en sus últimas peleas, pero nunca ha sido noqueado.