Con ritmo lento en la loma, Yu Darvish suma 11 ponches

CINCINNATI -- A la oficina del comisionado quizá no le guste, pero los aficionados de los Chicago Cubs no se quejarán si el enigmático japonés Yu Darvish quiere tomarse su tiempo en la loma.

Mientras los resultados se parezcan a los del miércoles, cuando ponchó a 11 sin regalar bases por bolas ante los Cincinnati Reds, Darvish puede hacer prácticamente lo que quiera.

“Soy un tipo lento”, dijo Darvish tras la derrota por 6-5 en 10 entradas de los Cubs. “Siempre soy lento, especialmente mis primeros tres o cuatro años. Le dije a Tommy (Hottovoy, coach de pitcheo) ayer que quiero ser más lento. Por eso me tomé mi tiempo. Eso hace sentirme más cómodo”.

No es una exageración señalar que Darvish dio su mejor cara en años, incluso si sólo trabajó cinco entradas y un tercio. De acuerdo a ESPN Stats & Information, Darvish no había ponchado a 11 rivales en un juego sin regalar pasaporte desde agosto de 2013, pero, aquí hay más:

  • Su primer porcentaje de strike fue 67, su más alto de la actual temporada y su segundo más alto con los Cubs. En su carrera, los rivales tienen línea de .177/.219/.277 cuando Darvish lanza strike en el primer pitcheo del turno.

  • Sumó 26 strikes cantados, su total más alto en un juego desde 2014.

  • Lanzó 37 por ciento de rectas cortadas, su porcentaje más alto en una apertura desde que se unió a los Cubs. Diez de sus strikes cantados fueron en recta cortada, lo que empató el total más alto de su carrera.

  • Llevó a siete bateadores a cuentas con tres bolas, pero los retiró a todos, incluidos a cinco vía el ponche.

  • Fijó una marca personal con seis ponches cantados.

Dos de los tres strikes cantados de Darvish llegaron a expensas de Joey Votto, quien lució incómodo en la caja de bateo ante el japonés como nunca se había visto. Entre los ponches, Darvish puso out a Votto con un elevado en un swing corto.

“(Joey) es el mejor bateador en el lineup (de los Reds), así que, si tiene problemas, significa que estoy bien”, indicó Darvish.

Básicamente, los Cubs han presentado el guión que Darvish debe seguir. No les importa el ritmo del juego o nada que no lo haga sentirse cómodo. Si un lanzamiento está en su lugar, entonces, es en ese en el que el japonés se respaldará. Regularmente es el slider, pero no lo fue el miércoles en Cincinnati.

“Me sentí bien con mi recta cortada. Por eso la lancé mucho”, dijo Darvish.

Taylor Davis, catcher de Darvish, ilustró la actitud de “lo que sea que se necesite” que los Cubs y Darvish emplean.

“Sé que el ritmo estuvo un poco lento, pero no me importa”, dijo Davis. “(Yu) sacaba a los bateadores. Hacía lanzamientos de calidad. Pudo manejar mejor las situaciones de presión.

“Tomo esto como una victoria para los Cubs. Una victoria para Yu”, agregó.

De cualquier forma, los Cubs volvieron a caer luego de que el bullpen perdió la ventaja.

La siguiente salida de Darvish no será más sencilla, pues enfrentará al ex Cub Jake Arrieta y a los Philadelphia Phillies el lunes en Wrigley Field.

“(Jake) es una leyenda en Chicago. Respeto eso y estoy realmente ansioso de enfrentarlo”, señaló Darvish.

El japonés remplazó a Arrieta en la rotación de los Cubs tras firmar un contrato por seis años y $126 millones antes de 2018. Arrieta se fue a los Phillies por tres años y $75 millones. Ambos han sido ligados desde entonces. A Darvish nada le gustaría más que repetir la actuación que tuvo con los Reds, pero, ahora, frente a los aficionados de los Cubs.

“Creo que la necesito en Wrigley. Es lo que quiero. Siempre batallo (en casa). Necesito una buena salida en Wrigley”, reiteró el japonés.