<
>

La 'Experiencia de Boston' hizo más fácil la contratación de Alex Cora

play
Cora, listo para el reto de dirigir en Boston (1:32)

El nuevo manager de los Red Sox dijo estar emocionado de llegar a una ciudad que vive el béisbol las 24 horas del día al igual que su natal Puerto Rico. (1:32)

BOSTON - Por dos semanas, Alex Cora vivió una doble vida.

"Yo era manager de los Medias Rojas de 8 a 11 [en la mañana]", dijo, "y entonces me convertía en el coach de la banca de los Astros de Houston".

El lunes, 15 días después de haber firmado un contrato de tres años para ser el 47º manager de los Medias Rojas de Boston, Cora finalmente pudo dedicar el 100 por ciento de su tiempo y energía a esa sola tarea en particular.

Tras concluir sus labores como coach de los Astros con el desfile de campeones por el centro de Houston el pasado viernes, llegó al Fenway Park para ser presentado a los medios, algunos de los que lo cubrieron como jugador de 2005 al 2008, y contestar preguntas por primera vez desde que se hizo el anuncio de su contratación mediante comunicado de prensa.

Los Medias Rojas despidieron a John Farrell el 11 de octubre, dos días después de haber perdido ante los Astros de Cora en la Serie Divisional de la Liga Americana, y cuadraron el acuerdo con Cora el 22 de octubre, un día después que los Astros ganaran el banderín de la Liga Americana al vencer a los Yankees de Nueva York en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Entre medio, el presidente de operaciones deportivas de los Medias Rojas Dave Dombrowski lideró un contingente de siete personas hasta Nueva York para entrevistar a Cora el 15 de octubre, un día libre en la SCLA. Un par de días más tarde, el dueño John Henry y el presidente de la junta Tom Werner - quienes casualmente estaban en Nueva York en lo que Henry catalogó como "negocios no relacionados al béisbol" - se reunieron con Cora.

Y aunque los Medias Rojas también entrevistaron al ex manager de los Tigres de Detroit Brad Ausmus y al veterano capataz de los Mellizos de Minnesota Ron Gardenhire, ellos rápidamente se enfocaron en Cora, un puertorriqueño de 42 años sin experiencia previa como manager en Grandes Ligas y con solo una temporada como parte del cuerpo de entrenadores de un equipo, como mano derecha del manager de los Astros A.J. Hinch.

"Nosotros tuvimos una lista legítima de 50 nombres y la recortamos a tres siempre sabiendo que podíamos expandir la misma si así lo quisiéramos", dijo Dombrowski. "Una vez terminamos las entrevistas, no sentíamos que necesitáramos salir y hacer más entrevistas porque nos sentimos cómodos con Alex. Todo el mundo dijo en este punto, si alguien más va a ser nuestro manager, tiene que ser alguien demasiado sobresaliente porque todos nosotros nos sentimos demasiado bien con Alex".

A pesar de la falta de experiencia de Cora, Dombrowski explicó que los Medias Rojas creen que él traerá la mejor combinación de liderato, respeto y habilidad para comunicarse con los jugadores. Cora además tiene una fuerte base analítica tras una temporada con los Astros, quienes bajo su gerente Jeff Luhnow han sido de los equipos más adelantados en la evolución del béisbol hacia un análisis basado en información.

Pero hubo algo más sobre Cora que fue lo que acabó de convencer a los Medias Rojas.

"Cada vez que un jugador viene a jugar aquí por primera vez, uno se pregunta cómo va a responder a este ambiente", dijo Henry. "Ustedes escriben mucho sobre esto. En este caso, nosotros sabíamos que Alex va a poder manejar la experiencia en Boston".

De hecho, de las 14 temporadas de Cora como jugador utility en el cuadro interior en las mayores, cuatro de ellas fueron con los Medias Rojas. Llegó mediante cambio con los Indios de Cleveland en 2005 y se fue como agente libre luego de la temporada 2008. Los Medias Rojas ganaron la Serie Mundial en 2007 y llegaron al Juego 7 de la SCLA en 2008, y aunque Cora era un jugador de rol en el terreno, muchos le acreditaban el ser un líder dentro del equipo y uno de los veteranos que mantuvo a raya al enigmático Manny Ramirez.

Cora se convierte en el primer manager de minorías en los Medias Rojas, un asunto que no es poca cosa para una organización que tiene un largo historial en cuanto a las relaciones con las minorías. Bajo el ex dueño Tom Yawkey, los Medias Rojas fueron el último equipo en Grandes Ligas en integrar jugadores de color a su roster, y en el verano pasado, Henry fue noticia al anunciar su deseo de quitarle el nombre de Yawkey a la calle que circunda el Fenway Park.

Pero aunque Cora le regaló a Dombrowski una bandera de Puerto Rico y enfatizó la importancia de su contratación para su país, también restó importancia a la idea de que el ser latino le haya dado alguna ventaja sobre otros candidatos al puesto.

"Yo siempre dije en los últimos dos años, yo soy un manager capaz. Solo necesito que alguien me dé esa oportunidad", dijo Cora. "Nunca pensé que me iban a entrevistar por ser miembro de una minoría. Casualmente lo soy. Pero yo lo veía como que, yo soy un tipo capaz. Yo entiendo la historia a lo largo del juego. No ha habido muchos managers latinos. Pero si hay 30 managers capaces, y yo soy uno de ellos".

Henry dijo: "En mi mente, eso no fue un factor. Nosotros elegimos al que pensamos que era el mejor candidato. No estábamos buscando dejar algo en claro. Solo queríamos hacer lo mejor para nuestra organización".

Cora se ve a sí mismo como un manager a favor de los jugadores y le da crédito a Hinch por haberle enseñado la importancia de construir una confianza alrededor del camerino.

"Este año aprendí que hablar con los jugadores no es algo malo", dijo Cora. "Tener una buena relación con los jugadores no es algo malo. Al hacer eso, vas a poder sacarle lo mejor a cada uno de ellos.

"La gente podría pensar que cruzar esa raya no ayuda, pero yo lo veo de otra manera. Y lo he vivido. Uno abraza esa filosofía, uno les dice lo bueno que son, y cuando tienes que torcerles un poco el brazo y decirles que lo que hacen no es suficiente, ellos te van a responder. Esa es mi meta aquí. Yo quiero que los jugadores me respondan a mí, a la ciudad, y si hacemos eso, vamos a estar en buena forma".