<
>

Complicado frenar a la hora buena al dúo de superestrellas de Rockets

play
Rockets evitaron la barrida ante los Celtics (1:09)

En un emocionante encuentro, Houston consiguió la victoria 123-120 con James Harden como máxima figura con 26 puntos, siete rebotes y 10 asistencias. (1:09)

Los primeros escépticos con el emparejamiento de los armadores superestrellas de los Houston Rockets frecuentemente apuntaban al momento crucial (clutch), prediciendo que James Harden y Chris Paul tendrían problemas para descubrir cómo compartir la pelota con el juego en la fina línea donde se define una victoria o una derrota.

El mundo del baloncesto tuvo que esperar casi dos meses para tener una primera idea de la dinámica en el clutch del dominante dúo de los Rockets debido a una lesión en la rodilla que marginó a Paul y mermó el dominió de Houston hasta su regreso. Finalmente sucedió el 9 de diciembre, cuando los Rockets vencían a los Trail Blazers de Portland por tres puntos a cinco minutos del final.

Bueno, digamos que se demostró que los escépticos estaban equivocados esa noche en Portland, y desde entonces en lo adelante.

"Fue una bandeja, otra bandeja, otra bandeja, y un triple", dijo Harden después de que los Rockets cerraron con una victoria de 124-117 al concretar 21 puntos en los últimos cinco minutos, todos anotados o asistidos por Paul o Harden. Houston estuvo 7 de 7 desde el piso en ese tramo conclusivo, una perdida de balón de Paul y un tiro libre errado por Harden fueron las únicas imperfecciones en medio de una clínica ofensiva en los momentos decisivos.

Fue una señal de lo que vendrá. Los Rockets, dueños del mejor récord de la NBA con 49-13, rara vez se enfrentan a esas pruebas, pero se han establecido como los mejores cerradores de la liga. Houston ingresó a la semana con el mejor diferencial de puntos en el clutch (más-48) a pesar de jugar el menor número de minutos en ese tipo de situación (82), definida como los últimos cinco minutos del juego donde la diferencia en el marcador no sea mayor de cinco puntos.

Los equipos dominantes raramente acumulan minutos en el clutch durante la temporada regular, por ejemplo, el campeón de 2016-17, Golden State Warriors, jugó solo 100 minutos de clutch, pero el éxito en el juego en situaciones de riesgo es un buen augurio para los Rockets, quienes aún no han probado su nuevo combo de armadores bajo la presión de los playoffs.

Pero Harden y Paul no han dejado ninguna duda sobre si pueden coexistir en el momento crucial; ellos han sido simplemente geniales como dúo en el clutch.

Rockets 108, oponentes 59 es el puntaje acumulativo en solo 31 minutos de clutch que Harden y Paul han jugado juntos, según ESPN Stats & Information. La eficiencia ofensiva de los Rockets en ese momento: 161.7 puntos por cada 100 posesiones.

¿Cómo es eso de Clutch City?

Esos números notables hacen de Harden y Paul el dúo más prolífico de los más de 5,700 que han jugado juntos al menos 30 minutos de clutch desde el inicio de la temporada 2007-08, tan atrás como ESPN Stats & Information accedió a esos datos dentro y fuera de la cancha.

El secreto del éxito de los Rockets en el clutch no es complicado. Houston es por mucho el mejor equipo de aislamiento de la NBA, un estilo que tiende a enfatizarse más a medida que el ritmo se ralentiza en el momento crucial (los Rockets en realidad se han clasificado últimos desde que comenzaron la racha de victorias el 28 de enero).

Pueden darse el lujo de espaciar la cancha y decidir (o seleccionar y elegir qué interruptor usar) cuál de sus armadores, que van camino al Salón de la Fama, tiene el emparejamiento individual más favorable para explotar.

"Lo simplificamos de alguna manera", le dijo Paul a ESPN luego de que los Rockets terminaran con un tramo de 16-7 en la victoria del sábado por la noche por 120-118 sobre los Boston Celtics. "Sabemos que a los tipos diferentes les gusta el balón, y la mayoría de las veces somos yo o James quienes hacemos lo mismo que hemos estado haciendo el resto del juego. Hacemos el juego correcto. Si un chico ayuda, la tiramos a la esquina o donde sea que esté.

"Pero jugamos como jugamos".

Harden y Paul han participado en 28 de las 32 anotaciones de campo de los Rockets durante esos 31 minutos de clutch juntos. Las co-estrellas han anotado 20 canastas en ese lapso, 16 de las cuales no fueron asistidas, las otras cuatro ellos se asistieron entre sí.

Harden, líder anotador de la NBA y favorito al MVP, sigue siendo la primera opción clara de los Rockets en el momento crucial. Sus estadísticas en el clutch cuando se combina con Paul: 42 puntos en 13 de 23 tiros con cinco asistencias y cero pérdidas de balón.

Paul ha prosperado como un compañero del clutch despiadadamente eficiente con los Rockets después de asumir la responsabilidad de tener que crear en casi cada posesión de tiempo crucial cuando jugaba para los New Orleans Hornets y los LA Clippers. Sus estadísticas en el clutch cuando se combina con Harden: 30 puntos, gracias a 7 aciertos en 8 disparos, con siete asistencias y dos pérdidas de balón.

Demasiado para la teoría de que tomaría tiempo para que dos estrellas que dominan la pelota resolvieran los problemas en el momento crucial.

"Muchas veces se necesitan dos o tres años para aprender cómo cerrar mejor a los equipos y todo eso", dijo el entrenador de los Rockets, Mike D'Antoni. "Pero estos jugadores, quieren hacerlo ahora".

"Están hablando todo el tiempo: '¿Cuál es la mejor manera de hacer esto? ¿Cuál es la mejor manera de proteger eso?' De alguna manera han descubierto a quién atacar, a quién quieren para intentarlo y quién tiene la mano caliente".

Los Rockets tienen marca de 34-3 cuando Harden y Paul han jugado esta temporada, y solo 10 de esos juegos han calificado para la designación del clutch. De esos 10 juegos, los Rockets han sido superados solo una vez con Harden y Paul juntos en la cancha, y esa excepción podría venir con un asterisco.

La excepción ocurrió el 31 de diciembre, cuando Los Angeles Lakers superaron a los Rockets por un punto en momentos que encajaban con la definición del clutch antes de que Harden se fuera en el último minuto de tiempo regular debido a un tirón en el tendón de la corva. Paul alimentó a Gerald Green para un triple de juego en la siguiente posesión, luego anotó 15 puntos y recolectó tres asistencias en los períodos extra mientras los Rockets forzaron un doble tiempo extra.

Las luchas relativas de Harden en el clutch para los Rockets de 55 victorias de la temporada pasada le pueden haber costado el MVP. Houston tenía menos-27 en los 134 minutos de clutch de Harden, ya que anotó 150 puntos pero lanzó solo 35.5 por ciento desde el piso y tuvo tantas pérdidas de balón (20) como asistencias. (En comparación, Russell Westbrook de Oklahoma City, el ganador del MVP que enfrentará a los Rockets el martes por la noche, lideró la liga con 247 puntos en el clutch y llegó a más- 85 en 148 minutos).

Harden ha tenido problemas similares en el clutch esta temporada cuando Paul no ha jugado. Tiene menos-14 en esos 37 minutos, anotando 26 puntos con un 30.3 por ciento de tiros desde la cancha con siete asistencias y cinco entregas de balón. Los Rockets se vengaron el sábado por la noche de la más memorable decepción en el clutch de Harden, que se produjo cuando Marcus Smart de Boston le hizo realizar dos faltas ofensivas en los últimos siete segundos mientras los Celtics realizaban una remontada de 26 puntos en un juego del 28 de diciembre en el cual Paul no pudo estar por lesión.

play
1:35

James Harden: de héroe a villano...Sin 'anestesia'

La estrella de los Houston Rockets lideró la ofensiva de su equipo, y de un momento a otro, protagonizó la debacle del equipo tejano.

Los Rockets ciertamente recordaron ese juego cuando vieron a los Celtics nuevamente el sábado por la noche. Como un equipo veterano con aspiraciones de campeonato, los Rockets atesoran sus raras oportunidades para actuar bajo la presión del juego en las postrimerías, conscientes de que deben tener éxito en esas situaciones para lograr una carrera profunda en los playoffs.

"Siempre hablamos de eso cuando tenemos esos desafíos", dijo PJ Tucker. "Me gusta, 'Nunca hemos estado en esta situación. Tratemos de mejorar en eso ahora y mejorar para la postemporada'. Porque no tenemos muchos juegos que sean así.

"Nuestro nivel de concentración en esas situaciones es una locura. Aprendemos de nuestros errores. La última vez en Boston, ¿recuerdas ese juego loco que sucedió, esas dos jugadas? No íbamos a permitir que eso volviera a suceder".

Ayuda tener jugadores como Tucker, Trevor Ariza y Luc Mbah a Moute, un trío de veteranos cuya versatilidad defensiva les permite a los Rockets jugar con su estilo preferido de cambio-todo en la recta final de los juegos cerrados. D'Antoni siempre tiene a Tucker o Ariza, y a menudo a los dos, en el piso en el momento de la verdad, y Mbah a Moute es un arma valiosa para sustituciones defensivas situacionales.

Tan históricamente explosivo como Houston ha sido ofensivo, Ariza apunta a la comunicación defensiva como la clave para el dominio del clutch de los Rockets. Con Paul en la cancha, los Rockets tienen un índice defensivo de 67.8 puntos por cada 100 posesiones.

"Obviamente, Chris es un hablador", dijo Ariza. "Le gusta hablar y le gusta comunicarse. Empieza allí, y llega a todo el mundo. Oyes [al centro Clint Capela] en la parte posterior gritando de qué manera enviar a un hombre. Eso es enorme para nosotros. Lo necesitamos".

Fueron Tucker y Ariza quienes hicieron las jugadas más importantes al final de la victoria del sábado sobre los Celtics.

Tucker despojó a Terry Rozier de Boston después de un rebote, lo que permitió a Paul pasar a Ariza para conseguir el empate con un triple cuando restaban 1:33. En la siguiente posesión, Ariza eliminó a Kyrie Irving y le dio a los Rockets la ventaja para siempre al convertir en bandeja un robo de balón, un raro ejemplo de un enceste en el clutch de Houston en el que uno de sus co-estrellas no tuvo una participación.

Un equipo de los Rockets que rutinariamente gana de manera explosiva estuvo casi atolondrado al tener que ganar, el tipo de juego que esperan que llegue en mayo y con suerte en junio.

"Tenemos hombres que saben cómo jugar en todas esas situaciones", dijo Paul, quien está más-62 en 45 minutos de clutch esta temporada. "Estamos reñidos, amigo. Simplemente competimos. Es una forma divertida de jugar".